Cirujano Plástico César Fernández.  Consulte con un excelente cirujano plástico.
311 xxxxxxxx
Calle xxxxxx
Floridablanca, Santander 681003
PREGUNTE
>
Los tendones flexores generalmente se abordan mediante incisiones zig-zag (Bruner modificado) que se profundizan a través del tejido subcutáneo, aunque algunos cirujanos prefieren utilizar incisiones medianas laterales en los dígitos En las zonas 1 y 2, la vaina del tendón tiene que sortearse y esto se hace con la menor interrupción posible mientras se proporciona una exposición suficiente para examinar, y luego reparar, la lesión del (de los) tendón (es). Se crea una ventana de 2-4 mm de longitud ampliando la herida primaria en la vaina a una abertura transversal en toda su anchura y luego dividiendo los accesorios laterales de la vaina proximal, distalmente o en ambas direcciones, para permitir ser doblado hacia atrás, exponiendo los tendones. Donde los tendones han sido cortados con el dedo en extensión, a menudo no es necesario abrir la cubierta más que esta para reparar los tendones divididos ya que la lesión del tendón se encuentra directamente debajo de la brecha original de la cubierta. Cuando los tendones se cortaron con el dedo en flexión, la lesión del tendón quedará distal al corte original en la vaina, excepto cuando se mantiene el dedo en el mismo grado de flexión que en el momento de la lesión. En tales casos, los tendones solo se pueden reparar con el dedo en un grado mayor de extensión que en el momento de la lesión y una mayor exposición distal. La incisión cutánea se extiende y la ventana de la vaina se amplía o, si esto implica una división indebida del sistema de poleas, la vaina se abre a través de una segunda ventana que cubre el extremo distal del tendón cuando se extiende el dedo suficientemente para permitir la reparación. Debido a que las poleas A2 y A4 son generalmente consideradas como las más importantes para funcionar [12, 18], la cubierta se abre de tal manera como para preservar la mayor cantidad posible de estas poleas. A menudo es necesario dividir un accesorio lateral de la polea A2 o A4 a lo largo de una parte de la longitud de la polea para efectuar la reparación de los tendones o para permitir que la reparación se deslice libremente a través de un rango completo de movimiento sin engancharse en el borde a polea, porque la reparación de un tendón flexor es inevitablemente de mayor diámetro que el tendón original y los tendones ilesos ya se ajustan muy bien dentro de la funda. Afortunadamente, la polea A2 tiene una longitud suficiente para que un tercio o un poco más de su longitud pueda liberarse lateralmente cuando sea necesario sin que se produzca disfunción. La totalidad de la polea A4 se puede soltar lateralmente, aunque rara vez es necesaria una liberación completa, sin un arrollamiento en el dedo distal provisto Se han retenido suficientes poleas A3 y C. El encordado distal se producirá si toda la vaina está ausente entre el borde distal de la polea A2 y la polea A5

Métodos de reparación El método de reparación de los tendones flexores ha sido objeto de considerable debate durante muchos años.

El primer reconocimiento de la ventaja de una reparación primaria de fuerza suficiente para permitir la movilización inmediata fue en 1917 [2, 3]. Debido a las enseñanzas de Bunnell, no fue hasta finales de la década de 1950 cuando apareció nuevamente la movilización temprana después de la reparación primaria. Desde entonces, ha habido muchísimos artículos escritos recomendando diferentes tipos y materiales de sutura y una variedad de regímenes de movilización inmediata postoperatorios para la movilización temprana de los tendones, aunque ahora en tablillas y con mayor cautela que los primeros pioneros. Un equilibrio de movilización temprana suficiente para lograr buena movilidad de los dedos y evitar la adherencia de cicatrices de los tendones, pero con el número mínimo de tendones rotos es el objetivo de este esfuerzo. Al momento de escribir, no existe el "mejor" material de sutura o la "mejor" técnica de sutura, y la elección de cada persona en cualquier unidad, país o área del mundo es más a menudo determinada por opinión, precedencia histórica y disponibilidad de particular materiales que por ciencia. Un documento histórico en la evaluación de los requisitos de resistencia de estas reparaciones fue el de [19]. Este documento sigue siendo el estándar de oro para nuestros esfuerzos, aunque es necesario repetir este trabajo a la luz de los muchos cambios en los materiales y técnicas de sutura desde 1975