Ulceras por presión específicas  


Ulceras por presión isquial (28%) Estas son las llagas más comunes en parapléjicos que se sientan en sillas  
de ruedas y son el tipo de llaga más difícil de tratar. Tienen una tasa de recurrencia levemente más alta que  
las úlceras sacra.

Colgajo posterior de FC en el muslo (medial o lateralmente) basado en la rama descendente de la arteria  
glútea inferior que puede rotarse o usarse como colgajo de transposición con SSG. Esto también se conoce  
como la aleta del muslo glúteo y puede ser de 12 × 30 cm.

Avance del V-Y del isquiotibial basado en la cabeza larga del bíceps (tipo II – rama femoral profunda). Esto es  
clásicamente un colgajo musculocutáneo pero evita usar el músculo en el ambulatorio; un colgajo  
fasciocutáneo puede ser cosechado en su lugar.

Colgajo fasciocutáneo / musculocutáneo glúteo.

El tensor de la fascia lata (TFL) es un colgajo tipo 1 basado en la rama transversal o descendente de la  
arteria circunfleja lateral. Los puntos de referencia son la espina ilíaca anterosuperior (ASIS) a la rótula  
lateral, el pedículo entra a unos 10 cm de ASIS. El colgajo puede ser sensitivo (nervio cutáneo femoral  
lateral) pero el tercio distal no es confiable (se detiene dentro de 5-8 cm de la articulación de la rodilla) y  
puede no alcanzarlo. Algunos han sugerido retrasar el extremo distal (Zufferey J. Eur J Plast Surg 1988; 11:  
109-116) 3 semanas antes.

Gracilis: una aleta relativamente endeble.

Los colgajos pediculados del músculo recto abdominal vertical (VRAM) se pueden utilizar para llagas  
recalcitrantes / recurrentes del isquion y el trocánter. Llagas por presión isquiática: una justificación para la  
selección de colgajo Foster RD. Br J Plast Surg 1997; 50: 374-379. El colgajo inferior de la isla glúteo mayor  
fue el colgajo más utilizado para la reconstrucción en esta serie, con la mayor tasa de éxito, que se atribuyó  
a una menor tensión con la flexión de la cadera. El uso de este colgajo fue reportado por primera vez en 1979  
(Mathes SJ, Nahai F. Clinical Atlas of Muscle and Musculocuttaneous Flaps) y modificado posteriormente por  
Scheflan M (Plast Reconstr Surg 1981; 68: 533-538) y Stevenson TR (Plast Reconstr Surg). 1987; 79: 761 –  
768).

Otros colgajos utilizados en este estudio incluyen colgajo del muslo glúteo, isquiotibiales V-Y, TFL y gracilis.  
El tiempo promedio de curación fue de 38 días con complicaciones en 37%: infección de la herida,  
dehiscencia de borde, necrosis de colgajo parcial más común (casi la mitad) en TFL (parte distal del colgajo  
demasiado inestable para cubrir el área isquiática; la demora en la punta aumenta la viabilidad o ampliar  
antes de la transferencia) y menos en V-Y isquiotibiales.

Los predictores de un resultado deficiente incluyeron un gran tamaño del dolor con cirugía previa y factores  
adversos de curación de heridas